Clan de Warhammer Fantasy
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | .
 

 SEGUNDA ERA Trasfondo Batalla Altos Elfos- Orcos (Por el fuerte Thion)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje

Goodkat


avatar


[ Músico ]


Mensajes : 157
Fecha de inscripción : 15/12/2013

MensajeTema: SEGUNDA ERA Trasfondo Batalla Altos Elfos- Orcos (Por el fuerte Thion)   Jue Abr 17, 2014 12:22 am

Batalla Altos Elfos- Orcos (Por el fuerte Thion)

El fuerte Thion permanecía cerrado a cal y canto, por las noches las luces en su interior se encendía y hogueras grandes de rastrojos de matabrujas subían hasta los cielos espantando con su humareda a las bestias y horrores del caos. Mientras sus puertas permanecían selladas los pielesverdes aguardaban. Ellos también realizaban sus hogueras con los humanos a los que vencían día a día. La humareda de la grasa de cerdo largo ascendía bajo el cielo estrellado como si los fantasmas de aquellos cadáveres buscaran la paz en el abismo de la noche. Tambores, una y otra vez, todas las noches tambores y cánticos a gorko y morko, podían escucharse desde los valles adyacentes. Todo resto de humanidad desapareció de las cercanías del fuerte Thion, quedando así, aislados, los misteriosos habitantes del mismo.

Fue al despuntar el alba, cuando las cervezas se matabolizaban en los grandes cuerpos de los orcos y la gran mayoría dormían el momento escogido por Imrik para el ataque.

Su lugarteniente Elessarth tenía todo previsto y fueron las salvas élficas y los grandes virotes los que despertaron a los orcos. El sentido del honor era harto grande en esta raza y esperaron impasibles a que la marea verde formara frente a ellos llegando a exhibir un desorden de tropas. La paciencia de los orejotaz tenía un límite y una vez hubieron formado, la batalla comenzó sin dar un respiro a los orcos para afilar sus rebanadoras.

Thaukrek gritó a su Whagh mientras estos corrían con todas los músculos y fibras de sus piernas mientras los elfos aguantaban.

Los virotes parecían no hacer daño a la marea ni tan siquiera frenarla pero cesaban en su empeño. A base de piedras s construyen las presas mas grandes para frenar la marea-Eso pensaba el comandante elfo; y esta vez vencerían.

Una marea de goblins voladores catapultados por una cochambrosa máquina orca volaban el cielo mientras las grandes águilas del ejército contrario, volando como reyes, los capturaban con sus garras y destrozaban contra el suelo. Los que sobrevivían causaban estragos en las filas de los altos elfos; llegando a destrozar sin llegar a combatir a el fiero regimiento de maestros de la espada, que cuando quisieron dar buena cuenta de ellos y de la cantidad de piedras que los orcos lanzaban con cada catapulta ya no eran más que pulpa en el campo de batalla.

Thaukrek sabía que sus guerreros estaban siendo asaeteados por el frente y que los grandes pájaros de los orejotaz los envolvían pero no por eso iba a perder estaba batalla. Solo era una oportunidad más para vencer o ascender a la gloria de los dioses orcos. Embadurnado en pinturas talismánicas de los orcos salvajes su unidad estrella y escolta comenzaron a marchar al paso de los tambores de pellejo de humano.

Elessarth era consciente del merme de sus elfos. Intentando realizar la formación táctica perfecta para el aguante aguardó a la gran marea mientras la poderosa guardia del mar traída de los mejores buques de su flota realizaba una gran lluvia de flechas sobre aquel muro imparable. Los cuerpos de los orcos y los goblins caían inertes al suelo mientras corrían hacia los destacamentos de los elfos, con sus miradas altivas donde el miedo no tenía cabida. Unos tras otros caían y eran pisados por sus compañeras fieras, bestias, orcos al fin y la cabo pero, una gota de sudor, manchó el rostro del general ungido de la hueste de la luz. Su portentoso sentido del odio en aquellas orejas picudas escuchó tambores, el resonar llevaba lamentos de almas muertas y las pisadas que reverberan en el suelo se contaban a decenas. Del grueso de la marea de orcos avanzó una portentosa unidad de salvajes, sin armadura, pintados de llamativos colores y entre ellos el señor de la guerra y gran kaudillo Thaukrek. La batalla se paró mientras aquella magna unidad se quedaba en medio del campo de batalla. Los tambores cesaron y Thaukrek comenzó a cantar; cantaba a las dioses, cantaba a la tierra, a los orcos caídos y a la victoria, la unidad fila tras fila lo fue acompañando y a esta los tambores. Elessarth vio todo su plan en peligro, los ojos de sus pérfidos dioses estaban puestos en aquellos orcos y podían otorgarles la gloria una vez más, pero no sería en su batalla así que cargó contra ellos, rápido, sin estropear ni un ápice de los cánticos a gorko y morko y cuando menos se lo esperaron las gargantas de muchos de aquella unidad habían sido cercenadas y sus voces acalladas en silbidos de fría muerte.

En el fragor de aquella batalla entre la gran guardia personal de Elessarth y los orcos salvajes los dioses de los pieles verdes quisieron tornar la masacre a favor de su kaudillo y Elessarth se vio aplastado por la fiereza de las tribus orcas. Arrebatándole todo hálito de victoria. No quedo nada de aquella potente hueste de elfos; de la elite entre las elites y volvieron a resonar los tambores de los orcos.    

Aquella magnánima unidad se aisló del combate; ningún enemigo se atrevía a enfrentarse con ella después de la masacre que había sufrido Elessarth con su gran guardia; mientras los orcos lucían el estandarte de batalla de los altos elfos.

En el otro flanco de la contienda los despachurradotes fueron acribillados mientras avanzaban con furia contra los elfos y los fanáticos goblins causaron estragos entre las propias filas de los pieles verdes gracias a que las flechas de los elfos sombríos que, apareciendo tras una colina, en perfecta formación y escondidos durante largo tiempo, dispararon saetas guiando sus grandes bolas con cadenas hacia el propio ejercito enemigo.

Los elfos ganaban; la marea verde se transformaba en espuma sanguinolenta pero de nuevo volvieron a sonar los tambores del kaudillo orco y los asur sintieron el miedo de nuevo correr por sus venas.

El lugarteniente élfico ordenó usar todos los proyectiles que tuvieran y así, los lanzavirotes y las lluvias de flechas de aquellos arcos tensados con el sudor de los elfos consiguieron hacer huir a la unidad que aun en cánticos de bardos se relata que sigue corriendo por la montaña y advierte de la mala suerte que da aquellos que se encuentren con ella.

Bajo todo pronostico; los elfos vencieron y Elessarth, en uno de sus grandes barcos blancos, esta siendo atendido y sus heridas sanadas.

Dentro del fuerte Thion se escucharon gritos y cánticos a favor de aquellas criaturas allende los mares, por salvarles la vida. Poco quedaba para que aquellas puertas se abrieran.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario

Skivt


avatar


[ Músico ]


Mensajes : 133
Fecha de inscripción : 26/11/2013

Ficha de Campaña
Título: "Corte Fugaz"
Coronas: 8300
Victorias: 1

MensajeTema: Re: SEGUNDA ERA Trasfondo Batalla Altos Elfos- Orcos (Por el fuerte Thion)   Sáb Abr 19, 2014 10:49 am

Tarde o temprano los orcos nos cobraremos nuestra venganza...  Guerrero Orco
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 

SEGUNDA ERA Trasfondo Batalla Altos Elfos- Orcos (Por el fuerte Thion)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

 Temas similares

-
» Segunda fundación de Buenos Aires
» [RPG Maker XP/ VX] Fondos de batalla (battlebacks)
» Chaos War, una nueva batalla por la Tierra
» como agrgo un sistema de batalla nuevo a rpg maker vx
» [The Moon Knights] Segunda parte

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
El Puño Llameante :: El Camino del Artesano :: 
Trasfondo e Historias
-