Clan de Warhammer Fantasy
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | .
 

  SEGUNDA ERA Recuerdos y divagaciones de un viejo bretón

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje

Thorgrim


avatar


[ Miliciano ]


Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 26/11/2013

Ficha de Campaña
Título: "Vengador de Agravios"
Coronas: 6900
Victorias: 1

MensajeTema: SEGUNDA ERA Recuerdos y divagaciones de un viejo bretón   Vie Feb 14, 2014 7:42 am

Llego el invierno y con él la nostalgia de tiempos pasados, de tiempos aciagos en los cuales se gestaba la ilusión del mañana. Por desgracia nadie nunca sabe lo que el destino nos depara aunque el mío ya está marcado por el tiempo. Hoy aquí junto al fuego que me cobija y acompañado de mis recuerdos echó la vista atrás disipando solo miseria y guerra, aquella que siempre nos ha guiado a la perdición de nuestras almas pues nunca olvidaré los días de gloria, las atrocidades que he presenciado, nunca olvidaré lo que hemos padecido pues el ímpetu y la avaricia nos condujeron a la derrota y ésta a la perdición. Siempre he escuchado que el interior de cada hombre se refleja en sus actos y desde luego si es así mi alma espero este purgada y ahora en mi avanzada vejez no puedo olvidarme de mi pasado aquel que cada noche mientras oigo aullar a las bestias en la gélida oscuridad viene a visitarme, atormentándome y me tortura cuando mis ojos se clavan en el crepitar del fuego a la vez que recuerdo aquel día en el que todo nuestro orgullo se derrumbo, en el que los días de gloria tocaron a su fin, todo terminó aquel día lluvioso.

Participante de soberbia ajena nos dejamos llevar por las palabras de nuestro monarca, aquella figura inspiradora que nos llenaba la cabeza con alcanzar la gloria y con cada uno de sus discursos, con cada uno de sus gestos alimentaba aún más si cabe nuestro orgullo. Aún me acuerdo de aquel claro en el bosque, aún recuerdo el sol despuntando en las bellas armaduras de nuestros héroes, parece que aún puedo tocar la hierba bajo mis pies. Mi alabarda se erigía fuerte sobre el suelo mientras la ajada armadura se ceñía en mi pecho. Todos mis compatriotas se encontraban junto a mí, todos fuimos reclutados como alabarderos del glorioso reino de bretonia. Todos estábamos preparados para luchar en pos de la victoria de nuestro rey pero los caminos de la dama son inescrutables. Confiados en el poder de las armas e imbuidos en la fe ciega de nuestra diosa comenzamos a caminar por aquel valle mientras resonaba en nuestros oídos el repicar del tambor marcando el paso cuando el polvo y la arena levantado por los caballos de nuestros duques nos envolvía como mar embravecido. En nuestras filas éramos muchos, todos preparados y dispuestos a la vez que nuestra convicción crecía al contemplar ensimismados a nuestros heraldos, a nuestros aterciopelados estandartes. Las nubes ocultaron al astro rey trayendo consigo la oscuridad a aquel rincón del mundo donde pronto comenzaron nuestras peores pesadillas que aún me atormentan cuando todavía logro recordar aquel sonido ensordecedor. Entonces comenzó a llover. Nuestros pasos eran más lentos pues el fango nos impedía movernos con total libertad. No sabía dónde íbamos pues no podía conseguir atisbar el horizonte ni lo que teníamos delante pues había muchos antes que yo en la formación. El miedo empezó a invadirme seriamente y a cada pasó que daba más me daba cuenta de la importancia de todo cuanto sucedía a mi alrededor pero ya era tarde para darse la vuelta pues la muerte es lo que le espera al desertor. Rodeado por cientos de mis camaradas me sentía arropado cuando la lluvia se volvía más intensa y el miedo se iba apoderando más de mí. De repente nuestros caballeros comenzaron a galopar con sus vestidas monturas gritando en nombre de la dama y los perdimos de vista. El suelo comenzó a estremecerse como si de un gran terremoto se tratase mientras en la lejanía se escuchaban alaridos y gritos desgarradores a la vez que comenzamos a ver como enormes trozos de piedra volaban por los aires, sin duda alguna provenientes de nuestras orgullosas máquinas.

El oscuro y lluvioso cielo se vio alumbrado por miles de nuestras flechas que desde nuestra retaguardia mis camaradas lanzaban a nuestros enemigos cuando nuestro paso se hacía cada vez más apresurado hacia la muerte. Sin lugar a dudas la batalla había comenzado y para mí nunca terminará pues siempre habitará en mis pensamientos, en mis pesadillas. Comenzamos a correr al grito de nuestro capitán y alocadamente nos fuimos prestos de una vez por todas a combatir pero pronto una gran bestia voladora aterrizo detrás de nosotros y comenzó por retaguardia a devorar a cada uno de mis compañeros de armas. Rápidamente nos vimos sorprendidos por aquella bestia negra de ojos sanguinolentos que detuvo nuestro avance y nos cogió por sorpresa y con cada zarpazo de sus enormes garras sesgaba las vidas de varios compañeros a la vez que con sus fauces cortaba cabezas sin piedad alguna y aplastando a todo aquel a su paso, sin lugar a dudas era una visión espantosa que me atormenta cada noche. La formación comenzaba a disiparse y gracias a esto logré vislumbrar cuanto tenía a mí alrededor. Me encontraba sumergido en plena batalla, atemorizado sin saber qué hacer pues yo nunca he sido guerrero sino granjero. A pesar de todo allí me encontraba, en medio de aquella matanza, en medio de aquel paraje donde todo se teñía de rojo, donde no hay segundas oportunidades, donde la vida no vale nada y lo que contemple era dantesco pues cuando te encuentras de cara con la muerte hay un instante donde todo se ralentiza y logras observar con detenimiento cuanto pasa a tu alrededor.

Aquellas bestias sedientas de sangre que vi aún se me presentan en mis sueños, vi a los muertos caminar con paso firme en la tierra, vi como las lanzas se quebraban contra nuestros enemigos y valientemente sin temor alguno nuestros más feroces caballeros arremetían contra la maldad personificada en aquellos monstruos que sesgaban vidas por doquier y descuartizaban incluso al más valeroso de nuestros heraldos. Al volver en mi agarre mi alabarda con fuerza y la lance ferozmente contra aquella bestia que devoraba y mataba todo a su paso con tan mala suerte que erré el lanzamiento. Fueron tantas las bajas que nos causó ese endiablado monstruo que nuestro capitán no vio más opción que correr así que soltamos las armas y los que quedábamos con vida echamos a correr mientras ese enorme ser, ese monstruo con alas nos perseguía sin vacilar por todo el campo de batalla. Corrimos cuanto pudimos logrando esquivar todo cuanto nos encontrábamos a nuestro paso aunque esa bestia no cesaba en su empeño por devorarnos a todos y fue entonces, justo ya al abandonar aquel claro y adentrarme en el bosque, cuando tropecé y caí al suelo donde la sangre parecía brotar de la tierra. De repente me di cuenta que estaba solo, todos los demás habían conseguido huir. Allí tendido, cansado, asustado de las atrocidades que presencie y que nunca lograré olvidar conseguí darme la vuelta en el suelo mientras las gotas de lluvia limpiaban la sangre enfangada de mi rostro, ajeno a cuanto pasaba en la batalla. Aquel monstruo se dirigía hacia mí velozmente dispuesta a acabar con mi vida, ya quedaban pocos metros para alcanzarme cuando el miedo me impedía levantarme del suelo, ya me daba por perdido y fue entonces cuando logré verlos. Todo fue muy rápido, apenas me dio tiempo a contemplarlos bien pero supe que eran ellos, los héroes del grial. Siempre escuché historias sobre ellos pero en toda mi vida los había contemplado, galopando sin temor a morir, prestos al combate en sus fieros e indomables corceles embistieron velozmente contra aquella bestia y sus lanzas se quebraron contra aquel ser terrorífico arrollándola consiguiendo abatirla al instante. Tras contemplar esto me desmaye quedando inconsciente. Cuando desperté supe que nuestra era la victoria pero ese día no hubo cantos, ni celebraciones pues fueron muchos los que perecieron allí, en el aquel claro envueltos en fango y sangre.

Aquella carnicería fue el preludio de nuestra debacle pues pese a obtener la victoria ya nunca más llegamos a reponernos, nunca más llegamos a ser lo un día fuimos, el orgulloso reino de la dama pues ésta nos había abandonado a nuestra suerte. Cada vez más nuestras fronteras iban siendo invadidas por tribus, por monstruos que nunca pudimos derrotar ya que con cada victoria conseguida perdíamos a muchos de nuestros seres queridos. La resignación y la derrota llegaron pronto a nuestras costas sometiéndonos a fuerzas extranjeras que nos esclavizaron, que nos torturaron, nos lo arrebataron todo. Sin duda alguna el Olimpo había caído y los héroes que un día conocimos dejaron de existir, nuestros reyes son ahora esclavos de voluntades ajenas mientras el pueblo sufre las consecuencias de que un día la raza del hombre perdió el orgullo y la esperanza, cayendo en el olvido.
Ahora tan solo somos una débil sombra de lo que fuimos, despojados de nuestros más gloriosos ideales por los que se regía nuestro temible reino, siervos de aquellos que antaño se rendían a nuestros pies. ¿Cuando dejamos de ser recordados?, ¿cuando dejamos de ser importantes?, ¿cuánto más hay que esperar para que volvamos a ser lo que fuimos?, el glorioso reino de Bretonia.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario

Skivt


avatar


[ Músico ]


Mensajes : 133
Fecha de inscripción : 26/11/2013

Ficha de Campaña
Título: "Corte Fugaz"
Coronas: 8300
Victorias: 1

MensajeTema: Re: SEGUNDA ERA Recuerdos y divagaciones de un viejo bretón   Vie Feb 14, 2014 10:12 am

¡Muy bueno Thorgrim! Algo extenso, pero sin duda merece la pena leerlo. Me ha dado un poco de pena, ya que son muchos los recuerdos de mis enfrentamientos contra Bretonia, cuando incluso no tenía ejército propio y me enfrentaba a ellos controlando a los hombres lagarto de la caja de inicio de la quinta edición (¿Podría ser allá por el 97?). Ojalá los renueven pronto y los Caballeros del Grial vuelvan a ser la caballería más temida de Warhammer Fantasy...  Wink 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario

Goodkat


avatar


[ Músico ]


Mensajes : 157
Fecha de inscripción : 15/12/2013

MensajeTema: Re: SEGUNDA ERA Recuerdos y divagaciones de un viejo bretón   Vie Feb 14, 2014 12:14 pm

Genial Thorgrim. Bretonia volverá. Solo fue presa de un gran hechizo y ese caballero que ahora espera a sus grandes duques y a la mismisima guardia del grial poco más tendrá que aguantar las concesiones del tiempo. ^^
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario

Imrik, Sr de los Dragones


avatar


[ Guardia ]


Mensajes : 73
Fecha de inscripción : 01/12/2013

Ficha de Campaña
Título: "Matador de demonios"
Coronas: 8950
Victorias: 5

MensajeTema: Re: SEGUNDA ERA Recuerdos y divagaciones de un viejo bretón   Vie Feb 14, 2014 6:31 pm

Muy currado thor, me ha gustado mucho.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario

Vashnaar el Torturador


avatar


[ Guardia ]


Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 02/12/2013

Ficha de Campaña
Título: "El inmortal"
Coronas: 9300
Victorias: 1

MensajeTema: Re: SEGUNDA ERA Recuerdos y divagaciones de un viejo bretón   Sáb Feb 15, 2014 7:28 am

La melancolía te invade, aunque renueven enanos tu corazón siempre será bretón. Buen relato
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado







MensajeTema: Re: SEGUNDA ERA Recuerdos y divagaciones de un viejo bretón   

Volver arriba Ir abajo
 

SEGUNDA ERA Recuerdos y divagaciones de un viejo bretón

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

 Temas similares

-
» Segunda fundación de Buenos Aires
» EL VIEJO ALMACEN
» [Ár aisling] Malos recuerdos.
» [The Moon Knights] Segunda parte
» Recuerdos solo torturantes recuerdos

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
El Puño Llameante :: El Camino del Artesano :: 
Trasfondo e Historias
-